Ruta del Cares

Si te gustan los Picos de Europa, la Ruta del Cares es una de las más conocidas y bonitas. Si pasas unos días por Asturias y te gusta practicar senderismo, nada mejor que hacer la Ruta del Cares para conocer más sobre Asturias mientras disfrutas de la naturaleza.

 

Esta senda es conocida como la “Garganta Divina” por ser una senda de los más bellas de los Picos de Europa. Este desfiladero es un profundo tajo entre las cumbres de los Picos de Europa y separa el Macizo Central del Macizo Occidental los Picos de Europa cuyas cumbres se elevan más de 2000 metros sobre el desfiladero por donde discurren las aguas del río Cares entre parajes y paisajes espectaculares, bordeando el río Cares y atravesando puentes colgantes, cascadas y túmulos.

No hace falta ser un experimentado senderista para realizar esta ruta. Solo es necesario caminar durante 3 o 4 horas en un solo sentido o el doble si se hace el camino de ida y vuelta. El grado de dificultad es bajo.

La fecha ideal para realizar este tipo de ruta es entre mayo y octubre cuando el tiempo está mejor y no hay tantas probabilidades de lluvias, además de hacer menos frío que en la época de invierno. A pesar de esto, lo mejor es que durante el mes de agosto no se haga la Ruta del Cares para evitar sufrir problemas por el calor, además de ser el mes de mayor afluencia de senderistas por lo que se podría haber algunas aglomeraciones en la zona.

camino Ruta del Cares

La Ruta del Cares originariamente empezaba en Posada de Valdeón pero son 10 kms. más. El recorrido es muy bonito pero obliga a tener que buscar otras opciones de transporte. Por ello el trayecto Poncebos-Caín es el que hace casi todo el mundo.

Para iniciar la ruta la ruta desde Poncebos debemos llegar a Arenas de Cabrales siguiendo la AS-114. Es una buena carretera. Al llegar a Arenas de Cabrales en medio del pueblo hay una bajada en donde se coge la carretera hacia Poncebos durante 5 kms.

Esta ruta se abrió para el mantenimiento de la central hidroeléctrica de Camarmeña-Poncebos a principios del siglo pasado.  Antiguamente esta ruta se trataba de un “paso de cabras” pero no fue hasta el año 1921 en que se mejoró la senda que se comenzó a utilizar como un paseo turístico. Esta actividad transcurre por un camino bien marcado y sin ninguna complicación.

A pesar de su facilidad y de la anchura del camino  (más de 2 metros) debemos estar vigilantes, especialmente si vamos con niños para evitar que se asomen al borde del camino.

El camino sale cuesta arriba, es más ancho y no existe sensación de vacío ni encajonamiento como en Caín, más espectacular pero sin ningún riesgo. Los 2,5 kms. iniciales quizás sean los más duros hasta encontrar las ruinas de una casa y un árbol. Poco después comienza un ligero descenso. El desnivel es inexistente hasta llegar a una zona de túneles con ventanales excavados en la roca.  Puede que quieras detenerte varias veces durante este recorrido, ya que los paisajes que se verás son fantásticos y querrás tener fotografías como recuerdo.

Hay que tener en cuenta que como en cualquier otro tipo de ruta, en la Ruta del Cares hay que llevar un calzado adecuado para este tipo de actividad, además de líquidos para hidratarse y comer en el trayecto. También se debe tener mucho cuidado en el lugar en donde se colocan los pies para no sufrir de ningún resbalón.

No queda más que disfrutar de los paisajes y aprovechar el día entero en contacto con la naturaleza.

Si te ha parecido interesante nuestro artículo, te invitamos a que leas: La senda del Oso, Desfiladero de las Xanas, Los lagos de Covadonga, Los Picos de Europa y sus miradores, El Prerrománico Asturiano, Los lagos de Saliencia (Parque Natural de Somiedo), Las 5 formaciones naturales más espectaculares en Asturias o Las 5 mejores playas del Oriente Asturiano.

Si por el contrario prefieres visitar algún pueblecito o ciudad, te proponemos visitar los pueblos de Los 5 mejores pueblos del interior de Asturias, Llanes, Ribadesella, Candás, Cudillero, Lastres, Oviedo o Gijón.