Tapia de Casariego

Tapia de Casariego Tapia de Casariego

Tapia de Casariego es uno de los concejos del occidente de Asturias que más visitantes recibe. Durante el año tiene una población aproximada de 4000 habitantes, mientras que cuando llega el verano su población se multiplica por diez. Es uno de los clásicos del verano en Asturias desde hace muchos años.

Situado a unos 140 kilómetros de Oviedo, el concejo de Tapia de Casariego tiene mucho que ofrecer. Está formado por cuatro parroquias: Campos y Salave, La Roda, Serantes y Tapia de Casariego, a la que pertenece la capital del concejo y que recibe el mismo nombre. Concejo cuyos territorios siempre pertenecieron al reino de Asturias y que surge como tal en el siglo XIX gracias (entre otros) al Marqués de Casariego, de ahí que el concejo lleve su nombre.  Salvo Tapia, la capital, el resto de las parroquias son rurales.

Tapia tiene una economía basada en el sector primario, lo que ha servido para conservar su encanto como villa marinera. En la actualidad quedan unos 13 barcos de bajura, que se dedican al pulpo, percebe, pixin y la merluza; y 3 de altura, cuyas capturas son el mero y la merluza.

Como villa marinera que es, su trazado urbano es un tanto desorganizado, pero no tiene ninguna pérdida, pues si caminamos hacia abajo, siempre llegaremos al puerto. Pero Tapia no sólo es un puerto bonito. Sus playas y multitud de atracciones más, nos pueden dar la clave de porqué gente de todos los lugares de España viene aquí a pasar su verano.

Si el día acompaña podemos ir a cualquiera de sus playas. Son de arena blanca y fina. El agua está muy limpia, aunque eso sí, puede que un poco fría. El municipio tiene las siguientes: la playa de Porcía, la de Anguileiro, de Figus, La Paloma, Mexota, Serantes, Santa Gadea, Represas, las Poleas, San Blas o de la Ribeiría, la de Las Furadas, Maleguas y Peñarronda. Esta última poseedora de la bandera azul, lo que acredita la calidad de sus aguas, su limpieza o el no acceso de vehículos.

Playa de porcia

Playa de porcia, Tapia de Casariego.

A última hora de la tarde podemos dar un paseo por el puerto de Tapia llegando al Faro. El único habitado del occidente de Asturias y que se encuentra en un excelente estado de conservación. Seguro que nos encontramos con algún pescador local que al caer la noche ha sacado su caña para ver si pica algún chipiron.

Pero la oferta del Tapia no se acaba aquí. Recién inaugurada se encuentra su piscina de agua salada. Fue construida aprovechando una antigua cetárea junto a “Os Cañois”. Es un plan perfecto para ir con niños, Y seguro que a los peques, y no tan peques, les encantará darse una vuelta en Kart. En La Roda hay un circuito perfecto para dar unas vueltas y descargar adrenalina. Es raro el grupo de amigos que no se haya acercado a dar unas vueltas. O los papis que van con los niños y acaban disfrutando tanto o más que los hijos.

Aquéllos a los que les guste dar un paseo por la naturaleza no deberían dejar pasar la oportunidad de ver las Lagunas de Silva, en Salave. Fueron creadas en la explotación minera romana. Se encuentran dentro de un bosque tan frondoso, que aunque haya un sol radiante, los árboles apenas dejaran que pasen sus rayos. Desde aquí, y si seguimos paseando llegaremos a Tapia.

Si nos apetece un poco de arquitectura, tenemos unos cuantos palacios. El palacio de Campos, el de las Noriegas, el de Villaamil (hoy en día transformado en Asilo, en Serantes) y el de Cancio que data del siglo XIV aunque en él hay elementos de toda índole. Además, esta es la casa natal de Gónzalo Méndez de Cancio, el precursor del cultivo de maíz allá por el siglo XVII. Íntimamente relacionado con estos palacios está el Museo Puerta de Tapia, enmarcado dentro del Parque Histórico del Navia. Otro museo muy interesante es el museo de las cámaras fotográficas “Everardo Fernández Cadenas”. Se encuentra dentro del instituto, junto al ayuntamiento y en él se guardan auténticos tesoros de retratar.  Sólo se puede visitar por las mañanas (y es gratuito),así que si tenéis la oportunidad, pasad a visitarlo. A los mayores les traerá seguro buenos recuerdos y a los más pequeños les hará darse cuenta de cuánto ha avanzado la tecnología.

Si os apetece venir a visitar Tapia fuera de la temporada estival, no os preocupéis, Tapia tiene vida todo el año. En Semana Santa, se celebra campeonato internacional de surf y el memorial Peter Gulley, en honor a este australiano que introdujo el surf en la villa y que hoy en día sigue muy presente. Durante el campeonato, Tapia recibe a miles de personas animadas por el surf y el buen ambiente que se respira. Ya son XXIV las ediciones y cada año que pasa, más gente se une.

Además podréis disfruta de espectáculos como estos de las olas rompiendo en el puerto de Tapia de Casariego.

Olas en Tapia de Casariego

Como veis, Tapia de Casariego tiene mucho que ofrecer durante todo el año. Ah! y una última recomendación, tomaros un helado junto al ayuntamiento, las colas que a veces se forman son por comer un helado. Tienen multitud de sabores, todos llamativos, pero todos igual de buenos. Coger nuestro helado y dar un paseo por esta villa mientras lo saboreamos es un plan fácil pero al que todo el mundo se apunta.